Cómo debes preparar tu mudanza

Ya adquiriste una vivienda nueva y ahora debes preparar la mudanza desde tu antigua casa a la nueva. Debes tomar algunas consideraciones antes de realizar la mudanza, porque, aunque parezca un aspecto fácil de superar, durante la mudanza es donde la mayoría de las personas suelen perderse y confundirse.

Preparar mudanza, pasos mudanza, comprar vivienda

Visualiza los espacios

Aunque no lo creas este es un paso fundamental al momento de preparar la mudanza podría considerarse esencial antes de tan siquiera comprar material de embalaje.

Para preparar mejor una mudanza, visualiza en todos los espacios de la nueva casa la posible distribución de todos los ítems que quieras traer de tu antigua casa, y los que quizás quieras comprar nuevos. Debes inspeccionar (incluso tomar medidas) de todos los espacios de tu nueva vivienda, pues así tendrás una mejor noción de cuales muebles, artículos o equipos empacar y cuáles no.

Casa nueva vs casa vieja

Otro punto en el que debes enfocarte en cuanto a espacios se refiere, es la distribución de tu nueva casa. Una forma de visualizar mejor como distribuirás todos tus muebles es haciendo una comparación en cuanto a tamaños del lugar donde vives con respecto al que vas a vivir.

Quizás decidiste mudarte por una cocina más amplia, o un baño más amplio, o quizás tan solo a un mejor vecindario, aun así, existen diferencias entre una casa y otra, por lo que una forma de tener una mejor idea de lo que debes empacar es contrastando los espacios que tienes disponibles en tu nuevo hogar y los que actualmente ocupas.

Hacer una mudanza implica tener en claro que te puede servir y que no, lo que se convierte en una oportunidad propicia para deshacerte de todo aquello que ya no te sea útil.

Puedes saber más sobre los papeles administrativos de la mudanza y las reformas de estas.

Organizar, empacar y etiquetar

Una vez que hayas tomado la decisión de lo que te vas a llevar a tu nueva casa, debes hacer un inventario real de todos los ítems. Comienza por los más grandes y luego si gustas puedes hacer un inventario minucioso de los más pequeños. Esto con el fin de que sea más fácil clasificarlos por habitación, uso o tamaño.

Si ya tienes todo el material para embalaje, puedes empezar el proceso de guardar todo lo que es parte de la mudanza. Recuerda respetar tu inventario para que sea más fácil empacar todo de acuerdo a como lo hayas organizado.

En la medida que vayas empacando según el orden que estableciste, etiqueta de forma clara y precisa lo que representa cada caja o paquete. Rotúlalo de forma visible y si es posible en todas las áreas evidentes de la caja o empaque, para evitar errores durante su traslado.

Trabajo en equipo

Lo mejora para preparar tu mudanza es contar con manos extras, no asumas el trabajo tu solo e involucra a toda tu familia en el proceso. Hacer la mudanza uno mismo puede ser un trabajo abrumador. En caso de que vivas solo, es una oportunidad ideal para reconectar con amigos e invitarlos a que te apoyen durante tu mudanza. El trabajo de organizar y empacar puede ser muy agotador y tomar mucho tiempo, pero si se realiza entre varios, es un trabajo sencillo que puedes terminar en un corto tiempo.

Ahora si no dispones del tiempo, no cuentas con personas que puedan ayudarte o simplemente no quieres hacer la mudanza por tu cuenta, puedes contratar un servicio de mudanza. Ellos se encargarán de todo el proceso, desde el inventario de muebles hasta su empaque y traslado hasta tu nueva casa. Sin embargo, estas en el derecho de participar en el proceso y de hecho es probable que cualquier compañía esté dispuesta a escuchar todas tus demandas en cuanto al tratamiento que reciban tus muebles mientras son empacados y transportados.

Cuestión de traslado

Si ya tienes todo listo para llevarlo a tu nueva casa, toca el momento de decidir como realizarás su traslado. Este punto es importante incluso antes de haber empacado todo, pues dependiendo del tipo de transporte que vas a usar, es posible que no puedas llevar todo lo que desees o que requieras más de un medio de transporte.

Puedes alquilar un camión de mudanza y realizar tú mismo el viaje desde tu antigua casa hasta la nueva, pero debes tomar en cuenta que la carga del camión la debes hacer tú o contratar personal para que te ayude hacerlo. Si ya cuentas con un medio de transporte y no quieres acarrear más gastos, planifica cuanto puedes llevar en él, y cuantos viajes necesitarías para cumplir la meta de trasladar todo.

Lo más usual es que al contratar un servicio de traslado este incluya el servicio de empaquetado de todos tus enseres. Así que esta puede ser la opción más viable, pues además de garantizar que ejecutarán un empaquetado completo, te estarán garantizando el traslado hasta tu nuevo hogar.

Presupuesto de una mudanza

Como veras son muchas las variables que debes tomar en cuenta para preparar una mudanza, así pues, lo que debes tomar en cuenta para planificar tu mudanza es el presupuesto que requieres, bien sea que la realices tú mismo o que contrates una compañía especializada, lo mejor antes de empacar tu primer mueble es estar consciente del gasto que este representaría.

Además, existen otras variables, como por ejemplo el seguro que te puedan ofrecer las compañías de mudanza en caso de avería o extravío de algún mueble o equipo.

Antes de tomar decisiones con respecto a tu mudanza, verifica que estás preparado para asumir el gasto que esta conlleva. No se trata solamente de hacer maletas y listo, ya que pones en riesgo tu propia comodidad, es cuestión de planificar casa aspecto de la mudanza.

Por otra parte, si tu caso se trata de hacer una mudanza rápida, ve directamente con las compañías que ofrecen el servicio y ellas te darán un presupuesto que contemplan todos los pasos aquí descritos. Estudia diferentes compañías y precios y elige el que mejor te convengan además no olvides revisar la reputación de la empresa, para cerciorarte que tomas la mejor decisión.

A través de esta página puedes encontrar más ideas para preparar tu mudanza.