Rescisión de contratos al salir de la vivienda antigua

En algunas ocasiones mudarse no es una opción sino una obligación generada por diversas razones. Cuando esto sucede nos vemos en la necesidad circunstancial de rescindir el contrato que hemos celebrado. En esta entrada te explicamos las condiciones para la rescisión de contratos al salir de la vivienda antigua.

Salir vivienda antigua rescinción contratos

Qué implica estar en un contrato de arrendamiento

Se asume que el proceso de contratar es similar para casi cualquier instancia. El contrato es simplemente un acuerdo entre dos o más partes en torno a una determinada condición de uso o aprovechamiento. En el caso de viviendas se trata de la concesión de ocupación de inmueble que indica como contraprestación un pago. Ocupas la vivienda como inquilino y tienes la obligación de pagar el canon de arrendamiento.

Cómo rescindo el contrato

Se trata precisamente de la rescisión de contratos al salir de la vivienda antigua. Es decir, me mudo y deseo terminar la relación contractual con el dueño de la vivienda en la que vivo actualmente. El procedimiento tiene sus condiciones y sobre todo sus tiempos, destinados a proteger a ambas partes. La decisión de todas formas es totalmente legal y dispone de herramientas para que la realices. A continuación, te explicamos las consecuencias y los canales regulares de la misma.

Qué es la rescisión del contrato

Se trata de la suspensión por parte de una de las partes para finalizar la relación contractual. Se asume que existen condiciones y estas en casi todos los casos se estipulan en el propio contrato. Se trata de un tema de interés en muchos sitios de internet. Allí puedes encontrar información interesante sobre el tema.

Casos para la rescisión del contrato de la vivienda antigua por parte del inquilino

Se trata de una decisión absolutamente personal a la que tienes derecho, pero con restricciones y obligaciones particulares. En muchos casos, existen penalizaciones y otros conceptos, pero sigue siendo una acción disponible para ti.

Por necesidad antes de los seis meses

Si debes mudarte con menos de seis meses del inmueble que ocupas, debes cancelar la totalidad del periodo. Es decir, si te vas por ejemplo a los tres meses, igual debes cancelar hasta el mes seis. La razón es proteger al arrendador que tiene un compromiso contigo y no lo abandona. Es un tiempo o periodo prudencial que la Ley estima como lógica compensación.

Después de los seis meses

En este periodo el inquilino puede rescindir el contrato cuando lo considere prudente o necesario. En este periodo no le corresponde pagar ninguna indemnización al propietario. La única condición es que debe notificarlo con 30 días de antelación lo cual se denomina preaviso. Se trata de un concepto que tiene que ver con el sentido de justicia, porque 6 meses marcan un tiempo prudencial. Se protege además al inquilino porque se asume que el propietario cuenta con el tiempo suficiente para asimilar dicha decisión.

Por negativa del propietario a reparaciones necesarias

Te encontrarás con casos en los que el propietario se niega a realizar determinadas acciones necesarias. Una vivienda para ser habitable, requiere de determinadas condiciones mínimas que deben ser suministradas por el arrendatario. Cuando este se niega, el inquilino tiene la posibilidad de rescindir el contrato de su antigua vivienda.

Por participación inadecuada en la vida privada

Se trata de perturbaciones a la vida del inquilino, sobre todo en cuanto a la perdida de privacidad. Al alquilar una vivienda se asume que la misma se convertirá en el hogar del inquilino. Esto implica el derecho a la privacidad del hogar. Si el propietario vulnera este derecho, el inquilino tiene derecho a rescindir el contrato. Para ello, debe demostrar la situación ante las autoridades competentes. Además, tanto en el caso anterior como en este, tiene derecho a la devolución completa de la fianza correspondiente.

Casos en los que el propietario puede rescindir el contrato de arrendamiento

En este punto hacemos referencia a lo que puede hacer el propietario para rescindir el contrato. Se asume como te hemos explicado que es el derecho de ambos, por razones que él considere pertinentes. Sin embargo, siempre deberá cumplir un protocolo particular.

Por requerimiento del inmueble

Esta es una decisión personal que no debe explicar. En términos generales y a menos que exista una cláusula en contrario, los contratos tienen duraciones de un año. Por ello, la revisión del mismo se efectúa precisamente en ese lapso. Si el propietario desea rescindir el contrato, debe esperar por lo menos ese primer año de arriendo.

En este caso existen dos salvedades, por una parte, la notificación al inquilino con por lo menos dos meses de antelación. Este es un tiempo prudencial para localizar otra vivienda y realizar los trámites correspondientes. Así mismo, existe una limitación y es que esta causa se puede invocar solo si requiere la vivienda para sí mismo o para familiares en primer grado.

Por impago de la renta

Se definen aspectos en el mismo contrato, pero si no existe una especificación, se asumen 2 meses como un incumplimiento. Asimismo, se considera que tres incumplimientos en el año son causales para la rescisión.

El procedimiento implica la notificación del impago y el lapso para cubrirlo. Si no hay respuesta, se debe solicitar la incorporación de un tribunal que normalmente es muy rápidos en estas causas. Otra posibilidad es que en el propio contrato exista una cláusula de arbitraje que debe ser solicitado por el propietario. A través de este artículo puedes encontrar algunos aspectos de este tipo de procedimientos.

Por actividades inadecuadas por parte del inquilino

Evidentemente el inmueble se alquila para vivir en el cumpliendo normas de convivencia. Si se vulnera, el propietario tiene derecho a la rescisión del contrato, como un asunto de mera justicia. Se trata de un caso para acudir a los tribunales por razones obvias.

Se trata como observas, de una serie de condiciones que deben tener un contexto apropiado para realizarse. No son aleatorias, sino que las pauta la Ley para proteger a los dos contratantes. Lógico, legal y justo.

En el siguiente vídeo encontrarás información correspondiente a los diferentes escenarios para la rescisión del contrato en vivienda antigua: